Atención plena o Mindfulness

Con el termino anglosajón mindfulness  utilizada en lugar de atención plena o conciencia plena , debido a que nos estamos acostumbrando a utilizar palabras en inglés, a pesar de que nosotros tenemos un vocabulario o  léxico muy rico en términos y expresiones que sin querer y por cuestión de modas estamos dejando en el olvido, perdiendo con ello matices o expresiones que son características de un pueblo y de una lengua.

Fotografía de mi propiedad. Piedra, Flor, Tronco

Sigamos, desde pequeños crecemos y vivimos en un entorno o en un ambiente que nos condiciona y  crea diferentes programaciones mentales, que hace que utilicemos diferentes filtros para ver una realidad. Como ya os he comentado en otros post, la realidad no existe, cada uno de nosotros tiene su realidad y la percibe conforme a lo que ha vivido o experimentado. Esta disciplina , conciencia o atención plena, sirve para controlar nuestras emociones en situaciones de nuestra vida diaria , como por ejemplo  las siguientes: tensiones en el trabajo, conflictos emocionales, pérdida de pareja o de un ser querido, etc, situaciones todas ellas que nos mantienen en constante desasosiego cuando no las controlamos bien y que pueden degenerar comportando enfermedades al no haber dado salida a una emoción . Para el mindfulness, lo que importa, es estar presente, estar en el aquí y en el ahora, lo que significa que tu presencia debe estar en el momento en el que estás viviendo, no en el mañana ni en un futuro, requiere centrarse en uno mismo, vivir el presente, y como no, tener disciplina, constancia, aprender a dejar pasar…y saber desconectar, algo que hoy en día nos cuesta mucho.

En esencia, esta atención plena, aporta atención en el presente, conciencia y tranquilidad, permitiéndonos apreciar cada bocado que damos, degustando cada alimento, cada olor, cada sabor. Se trata de que cuando te duches por la mañana, percibas como el agua cae sobre tu piel y refresca tu cuerpo a la vez que lo hidrata. Si dejamos que nuestra mente nos lleve, podemos encontrarnos cargados de dolor y pesadumbre, en cambio si utilizamos nuestra respiración, inspirando y expirando mientras observamos e identificamos que nos quiere decir este conflicto interno que causa que, nuestra mente vaya hacia un lugar y nuestro cuerpo hacia otro.

 Esto puede conducirnos a que nos hagamos preguntas como:

¿Qué me está enseñando esta persona con su actitud?
¿Cómo he generado esta situación?
¿Cómo puedo dejar ir, esto que me preocupa?
¿Qué haces por y para ti?
¿Qué emociones siento y cómo las siento?

Evidentemente aprender a meditar y relajarse no es una práctica sencilla ni nueva,  podemos decir que es una práctica milenaria, que se ha utilizado más en oriente que en occidente, población que  estamos acostumbrados a estar más en la mente que en el cuerpo y si queremos utilizar esta herramienta, debemos tener constancia y una buena actitud para que logremos convertirla en una práctica diaria.

Cuando estemos meditando y nos venga una imagen, la debemos ver, reconocer y dejarla ir. Si me viene un recuerdo, hago lo mismo. Una canción, también. Debemos aprender a mejorar nuestra calidad de vida y la meditación nos aportara vivir  conscientemente  a la vez que conseguimos obtener un estado de paz y tranquilidad. Nuestra mente requiere también el mantenimiento de un estado saludable que debe ejercitarse, al igual que hacemos ejercicio corporal  para mantener nuestros músculos activos.

Así que, queridos lectores, sólo desearos lo mejor y que entre todos consigamos este estado de paz interior que se refleja obviamente en nuestro exterior, al tiempo que dejamos atrás el estrés, aumentamos  nuestro sistema inmune frente a las enfermedades y problemas y obtenemos más resolución para mantener nuestro equilibrio personal.

Sed felices.
Vuestra Coach Personal

Montserrat

No hay comentarios:

En els moments de crisis, només la imaginació és mès important que el coneixement.
Albert Einstein