Lo esencial es invisible a los ojos

imagen extraída de Internet

Hace largos años Antonio de Saint Exupery deleitó a la humanidad con su bella historia de un principito. Ha pasado el tiempo y la sencillez de su relato todavia sigue cautivando a muchos lectores. ¿Os habeis preguntado el motivo o la razón? 

Puedo deciros que de su lectura se desprenden los siguientes mensajes:
  • Es una reflexión de la niñez de cada uno de nosotros, con nuestras preguntas sin respuesta, con nuestra ingenuidad.
  • Una flor le acompaña en su camino, y curiosamente es una flor que él había cultivado amorosamente  que se diferencia muy mucho de las otras que hay en el planeta. Es una rosa roja.
  • De día se suceden la amistad, el amor, los amigos. El amor enriquece a quien lo da y a quien lo recibe, es como las sonrisas, que alegran la vida de las personas que las reciben y da valor a las cosas.
  • De noche, el desencanto, la caída del avión en el desierto, la soledad, la tristeza, que nos devuelven a la dura realidad de nuestros días grises y frios.
  • Valores, vínculos morales y otros figuran en toda la narración .
Os aconsejo su lectura, para ir desgranando poco a poco , como el autor se sumerge en su niñez y se reconoce a través de ella. A veces, nosotros adultos, también deberíamos hacer una introspección y buscar a nuestro niño interior y preguntarle si está contento con la vida que le estamos ofreciendo. Quizás, con su respuesta sepamos que no estamos actuando como debiéramos y nos planteemos realizar un cambio en nuestro camino.

Dejemos que nuestros niños nos acompañen en el viaje.

Saludos. 

No hay comentarios:

En els moments de crisis, només la imaginació és mès important que el coneixement.
Albert Einstein